foro jurídico Cámara de diputados

Un nuevo Legislativo I. Cambios en la representación

En general, hemos pensado que la representación política tiene como base la dispersión territorial de la población. De esta manera, hemos construido una geografía electoral que va de la sección al país, pasando por los distritos, municipios y entidades.

A la vez, esto ha provocado la búsqueda de que la población sea representada en pie de igualdad, esto es, que exista un equilibrio en el número de personas que agrupa cada sección y distrito electoral.

Desde luego, esto parte de suponer que las personas electas llevarán la voz de la población de su unidad geográfica, con independencia del sexo, ingresos, educación etc.

Sin embargo, tiene unos años que hemos advertido problemas en esta concepción. Aún en el mejor de los casos, el o la representante electos, tienen graves problemas para llevar la voz de todas las personas. Y esto se vuelve aún más complejo si pensamos en que, una vez en el escaño, se asume que la representación es de toda la nación y no solamente de quienes votaron.

Hoy reconocemos que existen grupos poblacionales que históricamente han estado subrepresentados, no solo en cuanto al número de sus integrantes en las cámaras, sino también respecto de la inclusión de sus agendas en la labor legislativa.

De esta forma, se han tomado medidas constitucionales, legales y jurisdiccionales, que buscan garantizar la presencia de estos grupos en los puestos de toma de decisión políticas. Acciones que van desde la paridad en todo, hasta la inclusión obligatoria de candidaturas de ciudadanía afordescendiente, indígena, migrante, o de la comunidad LGBTIQ.

Estas medidas, ¿ponen en crisis el modelo original de representación política, que hemos construido desde el siglo XVIII? Podría ser la pregunta. Sin embargo, creo que en realidad la cuestión es si la representación tradicional sigue siendo útil para nuestra sociedad, que es diversa y preocupada por la desigualdad estructural.

México es un país multicultural, lo que incluso se reconoce constitucionalmente. Esto nos obliga a garantizar una agenda legislativa lo más amplia posible, impulsándonos a revisar la manera en que integramos la representación nacional. Así, creo que no se trata de sustituir el modelo tradicional por una especie de esquema corporativo, sino complementarlo para garantizar la inclusión de todas las voces.

En este cambio juegan un papel importante las instituciones electorales; pero fundamentalmente son los partidos políticos quienes deben asumir el nuevo modelo con toda responsabilidad en las postulaciones, así como con el apoyo a las candidaturas.

Te puede interesar: Kelsen para litigantes

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Artículos

RELACIONADOS

EL FORO DONDE SE DIFUNDEN Y ANALIZAN LAS NOTICIAS

Recibe noticias semanales

Suscríbete a nuestro boletín

Foro Jurídico © 2021