México sí necesita energías limpias

Hay polémicas innecesarias y batallas que simplemente no debemos dejar pasar por alto. Y la de las energías limpias es una de ellas. Más allá que esto tenga que ver con un tema político, es una obligación del Estado Mexicano, ya que en 1992 México firmó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que entró en 2005 bajo el nombre de Protocolo de Kioto.

Ese documento busca, entre otras cosas, que sus países firmantes sean férreos promotores del desarrollo sustentable en áreas muy específicas (en el tema energético): eficiencia energética y energías renovables.

Sin embargo, parece que en los últimos meses el Gobierno mexicano no ha tenido (del todo) en el radar este tema. La razón: hace unas semanas se lanzó una convocatoria de licitación para la compra de 330 mil toneladas de carbón. Algunos han argumentado que esto reducirá la dependencia del petróleo y sería un método de generación más económico, al menos en el corto plazo.

La realidad es que en el mediano y largo plazos, la decisión sería contraproducente por varias razones. La primera de ellas, México estaría incumpliendo con la comunidad internacional con su compromiso de producir al menos un 35% de la electricidad con energías limpias para 2024. La segunda, perdería el enorme potencial que tiene de aprovechar las condiciones orográficas e hidrográficas para potenciar las energías eólica y solar.

Basta voltear a ver lo que pasa en el suroeste mexicano, específicamente en el Istmo de Tehuantepec, donde los aerogeneradores se han convertido en una industria en auge. No está de más decirlo que ese incremento se viene dando desde 2013, luego de la aprobación de la Reforma Energética. Y si hablamos de la solar, las cifras revelan que tan solo en 2017 aumentó un 5%, que en volumen representa ganancias y ahorros millonarios.

Aunque también debemos reconocer que aún hay enormes retos, como el reforzamiento en la construcción de líneas de interconexión que lleven la electricidad generada por el aire o por el sol desde las planicies a centros de distribución cercanos a las comunidades, ya sean estas ciudades o pueblos.

 México no puede dejar de ser punta de lanza en energías verdes. Uruguay, Argentina, Costa Rica y Colombia cada vez aceleran más el paso en un mercado que, si se aprovecha bajo la premisa de una sana competencia, logrará contagiar favorablemente a otros.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Artículos

RELACIONADOS

EL FORO DONDE SE DIFUNDEN Y ANALIZAN LAS NOTICIAS

Recibe noticias semanales

Suscríbete a nuestro boletín

Aviso de Privacidad

Foro Jurídico © 2021