Urge terminar con la violencia en los estadios de futbol para evitar otra tragedia

Terminar con la violencia en los estadios de futbol

«Una cancha, noventa minutos, un balón rodando y muchos corazones latiendo al mismo ritmo… somos un EQUIPO.» Anónimo.

Sin lugar a dudas, para muchos, el futbol es más que un deporte, para mí es una pasión que produce emociones, alegrías y tristezas. Desde que era niño, tuve la ilusión de ser un futbolista profesional, lamentablemente, no lo logre. Sin embargo, siempre que tenía la oportunidad de que me llevaran al estadio a ver un juego de mi equipo preferido, al ingresar y ver el monumental Estadio Azteca, sentía una gran emoción por el ambiente que se vivía y más cuando ganaba el equipo de mis amores, gritar un “gooool” es verdaderamente indescriptible, contrariamente cuando perdía, me llenaba de nostalgia, sin embargo, levantaba la cara y decía “ni modo, así es el futbol ya vendrá la revancha”.

Ahora que tengo mi familia, me gusta llevarlos al estadio a disfrutar de las emociones que nos da el futbol, gritar, cantar, aplaudir, brincar, festejar, desde luego, respetando siempre a los demás para evitar cualquier tipo de problema que nos pongan en riesgo, desafortunadamente nos ha tocado de todo un poco, aficionados embrutecidos por el alcohol y otros enfurecidos porque perdió su equipo y agreden verbal y físicamente a otros, afortunadamente no nos ha pasado nada que lamentar.

El fútbol es más que correr con un balón pegado al pie durante noventa minutos o más de un lado a otro en la cancha, para mí, es un compromiso, una forma de vida, porque se requiere jugarlo con la cabeza fría y practicarlo con los pies bien calientes, tener buena actitud, entrega, disciplina, dar el todo por el todo y jugar con el corazón.

El fútbol es único porque hay que tener técnica para realizar grandes jugadas como una finta, la bicicleta, la chilena, la palomita, el escorpión, la cuauhtemiña, el sombrerito, un pase de taquito, de cabeza, de rabona, matarla con el pecho, recorrer la banda y hacer una gambeta, en fin, muchas cosas que lo hacen único y diferente.

Pero lo más valioso del fútbol es cuando los jugadores defienden su camiseta con amor, dedicación y entrega, ya que les da un sentido de pertenencia que los identifica y los une como equipo, no como algunos que solamente buscan lo económico.

El fútbol te enseña a defender a un compañero cuando le cometen una falta, a darle ánimos al que falló un penal, a motivar a quien perdió las esperanzas de ganar y continuar, pero, sobre todo, te enseña a comunicarte y a trabajar en equipo.

Desafortunadamente no todo en el futbol es bueno, ya que existen acciones que lo manchan hasta con sangre y todo porque se generan pasiones negativas como las que, a lo largo de la historia del fútbol a nivel mundial hemos visto, esas escenas de mucha violencia en la cancha entre los integrantes de los dos equipos o en las calles y en las gradas entre los “aficionados”.

Como antecedentes trágicos a nivel internacional y nacional tenemos los siguientes acontecimientos:

1. El 6 de noviembre de 1955, en la Ciudad de Nápoles, Italia, se llevó a cabo el juego entre el Napoli contra el Bologna. Al minuto 90 con el partido 3–2 a favor del Napoli, el árbitro marcó un penalti para el equipo visitante que volvió furiosos a los aficionados locales y comenzaron con una guerra campal que dejó los lamentables números de 152 muertos, de los cuales 50 eran policías locales.

 2. El 29 de mayo de 1985, en el Estadio de Heysel, Bruselas, Bélgica, se llevó a cabo el encuentro entre la Juventus y el Liverpool F.C., en el cual, lamentablemente se generaron actos de violencia por parte de los hooligans ingleses que terminaron en una avalancha, por lo cual se le conoce como la Tragedia de Heysel, ya que como resultado hubo 39 muertos y 600 heridos.

3. El 17 de agosto de 2019, en el Estadio Nacional de Tegucigalpa, en la Ciudad de Tegucigalpa, Honduras, se enfrentaron los equipos de Olimpia contra Motagua, en el transcurso del juego se produce una riña entre las barras de ambos equipos, lo cual dejó como resultado 4 muertos y 7 heridos.

4. En la semifinal del torneo de 1983, se llevó a cabo el partido de vuelta en el Estadio Azteca, entre el América y las Chivas del Guadalajara. El visitante había perdido en el partido de ida, por lo cual en el de vuelta comenzaron a provocar con entradas duras hacia los jugadores del América, lo que provocó expulsiones y después de que las Chivas dieron la vuelta al marcador, se inició una tremenda trifulca, la cual posteriormente se trasladó a las tribunas y a las afueras del coloso de Santa Úrsula.

5. En 1985, el Necaxa visita al Zacatepec, en el estadio “Coruco Díaz”, en el Municipio de Zacatepec, Morelos, se disputaron un partido por el no descenso, al término del partido el Necaxa ganó 1-0 por lo que se inició una batalla campal entre los jugadores y posteriormente los aficionados comenzaron a pelearse e hicieron destrozos en el inmueble.

6. En 1997, durante un encuentro amistoso entre el equipo de Toros Neza contra la Selección de Jamaica, después de varias entradas fuertes se desato una riña en la que hubo varios jugadores lesionados.

7. En el torneo de Clausura 2011, se produce una tremenda bronca entre el Morelia y Cruz Azul, cuando el local ganaba 3-0, todo inicio cuando el portero del Cruz Azul, Jesús Corona, agrede al preparador físico del equipo de Morelia.

8. Durante el Clásico tapatío en la liguilla del torneo del 2015, los aficionados del Atlas ingresaron a la cancha para agredir a los jugadores después de ir perdiendo 4-1.

9. En el torneo de Clausura del 2016, se jugó el partido del Club Santos de Torreón contra los Tigres de Nuevo León, en el estadio del Santos, al finalizar el partido con el marcador de 2-1 a favor del equipo local, un grupo de aficionados de ambos equipos comenzaron a agredirse con diversos objetos, entre ellos, butacas, tambos, palos, etcétera, dicha riña arrojó 22 detenidos por las lesiones y daños al inmueble.

10. Unas horas antes de que se jugara el Clásico Regio del 2019, en las calles aledañas al estadio del equipo del Monterrey, aficionados de los Tigres y del Monterrey, se generó una pelea entre los aficionados con saldo de varios heridos y la trágica escena de un automovilista atropellando a varias personas.

Como podemos ver, el futbol no es esto, el futbol no es lágrimas de dolor o de miedo y mucho menos de sangre, como lo que vimos el pasado sábado en el estadio la Corregidora, cuando se enfrentaron el equipo de Querétaro y el Atlas, el juego estaba en el minuto 63´, cuando de pronto se inició la agresión entre los aficionados de ambos equipos, misma que no pudo ser controlada por la poca seguridad que había y que trajo como consecuencia un día de shock, ya que ver hombres, mujeres y niños corriendo, huyendo para esconderse y no ser agredidos por unos sujetos que estaban fuera de control, muchas familias con mucho miedo quedaron atrapadas en un túnel del estadio para no ser agredidas, viendo como la gente corría ensangrentada, llorando, tirada en el suelo mientras era pateada en la cabeza por varios sujetos.

Es inaudito que habiendo elementos de seguridad no prestaran auxilio a todas aquellas personas que lo solicitaban para evitar ser agredidas, solamente observaban y se hacían a un lado. Las autoridades confirmaron el saldo de 26 personas heridas, algunos dicen que hubo muertos, todavía no se sabe que es lo que realmente pasó.   

Es urgente que las autoridades estatales y federales, los directivos de la liga MX, dueños de los equipos de futbol y la sociedad en general, lleven a cabo las estrategias necesarias para garantizar la seguridad dentro y fuera de los estadios con la finalidad de erradicar la violencia que hemos vivido en un deporte de trascendencia mundial, ya que no podemos permitir que una actividad deportiva termine nuevamente en tragedia, es verdaderamente indignante y reprochable que sigamos en un estado de violencia que mancha la imagen no solo del deportista, sino del mundo entero.

El futbol se vive con pasión, sí, pero debe inspirar a los jóvenes, mover masas, llenar estadios, y conmover multitudes, nunca debe faltar la motivación ya que es la que ayuda a disfrutar todo lo que hagas en la cancha.

COMPARTIR

Artículos

RELACIONADOS