portalforojuridico-Reforma-Electrica-HOME

Rechaza Oposición Reforma Eléctrica de AMLO

En Portada

El 17 de abril de 2022 el dictamen de reforma constitucional de la Industria Eléctrica fue desechada al no alcanzar la mayoría calificada en la votación en lo general. Tal como lo advirtiera la coalición legislativa “Va por México” (PAN, PRI y PRD), su voto en contra bloquearía la iniciativa impulsada por el Ejecutivo Federal que contemplaba a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como única responsable de la generación, distribución y administración de la energía eléctrica y tendría el 54 % del mercado, el 46 % para las empresas privadas. Esta reforma representaba una carta fuerte del movimiento del presidente Andrés Manuel López Obrador y el movimiento que representa.

Desde octubre del 2021 cuando el presidente López Obrador envió la iniciativa a la Cámara de Diputados, hasta el parlamento abierto en enero de este año, la discusión de la reforma ya había provocado enfrentamientos entre los simpatizantes del movimiento morenista y la oposición, naciones como Estados Unidos y Canadá mostraron su preocupación e hicieron saber en distintas ocasiones al gobierno mexicano su desencanto con la iniciativa por desalinearse con el TMEC y porque la seguridad jurídica de los inversionistas se vería impactada de manera negativa.

Era de esperarse que la discusión en el Pleno de la Cámara Baja fuera casi un enfrentamiento campal entre los partidos aliados a Morena y los opositores. Incluso los días anteriores a la votación se preveía la afluencia de manifestantes por lo que priistas y panistas llegaron al recinto legislativo para trasnochar y evitar contratiempos. Inicialmente, la votación se contempló para el día 12 de abril, sin embargo, la Junta de Coordinación Política anunció una noche antes su decisión de posponer “para que haya mayores elementos para que los diputados puedan razonar su voto a favor o en contra”, señaló el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier. Así, la discusión cambió para el día 17 de abril y el presidente de la Mesa Directiva, el también morenista, Sergio Gutiérrez Luna, garantizó el acceso al recinto.

Por tratarse de una reforma a la Constitución, el dictamen requería el apoyo de dos terceras partes de los diputados, es decir, 334 votos a favor. No obstante, la votación en general cerró con 275 votos a favor y 223 en contra y cero abstenciones.

Diputados fijan posturas

Si bien los líderes de los grupos parlamentarios habían anticipado sus posturas, la discusión para reformar los artículos 4º, 25, 27 y 28 de la Constitución Política, en materia de energía y de acceso a la energía eléctrica, duraría casi trece horas. En el recinto se coreaban consignas contra la reforma, “No pasará” de la oposición, mientras Morena y sus aliados llamaban “traidores” a sus opositores, dicho que más tarde tendría mayores alcances.

Por su parte, El diputado Moisés Ignacio Mier Velazco, coordinador de Morena, recalcó que el dictamen era una propuesta patriótica para recuperar la soberanía energética del país, “con esta reforma, la energía eléctrica dejaría de ser una simple mercancía para convertirse en un servicio público para las y los mexicanos”, mencionó que la propuesta incluía las propuestas de la oposición, sin embargo, el punto medular de priorizar a la CFE fue inamovible.

Mientras que el diputado Jorge Romero Herrera, coordinador del PAN, enfatizó que la iniciativa daba “hiperempoderamiento” a la CFE, asimismo, era un retroceso en términos medioambientales. Aseguró que su partido no protegía intereses privados y que la industria necesita concurrencia del sector público y el privado.

De la misma forma, el coordinador del PRI, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, declaró que no apoyarían la iniciativa que pretendía “instaurar un modelo de producción y de gestión de electricidad que mete reversa a todo lo que se ha construido en este país”. Sostuvo que se atenta contra el Estado de Derecho y la certidumbre jurídica, abriría la puerta a litigios, pago de indemnizaciones, incluso al arbitraje de órganos internacionales. La postura del partido Movimiento Ciudadano fue en contra porque dañaría a México, incrementaría precios, alentaría la transición energética y violaría acuerdos internacionales, infirió Jorge Álvarez Máynez, coordinador de ese grupo parlamentario. Por las mismas razones, el PRD, en voz de su coordinador Luis Ángel Espinosa Cházaro, adelantaba que el voto sería en contra de la iniciativa y acusó que no se escuchó a quienes participaron en los diversos foros de parlamento abierto.

Por el contrario, El diputado Carlos Alberto Puente Salas, coordinador del PVEM, pidió reconocer que la reforma de 2013 fue un error ya que no se logró la disminución en los precios, tampoco se logró reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y defendió la propuesta acentuando que era la más estudiada y difundida.

En ese mismo sentido, el vicecoordinador del PT, diputado Gerardo Fernández Noroña, puntualizó que las modificaciones a la LIE permitirían la soberanía nacional en materia eléctrica. “La reforma abre el 46 % del mercado nacional a los privados, el cual es de seis billones 300 mil millones de pesos, por lo que es falso que se espante la inversión privada”, dijo.

Derrota y traición

El mismo día en que la reforma a la LIE fue desechada, López Obrador envió una reforma a la Ley minera para garantizar que la explotación del litio solo correspondiera al Estado mexicano, esta propuesta fue su “plan B”, anunciado días antes de la votación y previendo que la oposición cometiera “traición a la patria”. Vista como una “derrota monumental” para la 4T, así lo definiría el líder del PRI, Alejandro Moreno. En cuestión de horas, Morena, PT y PVEM se impondrían para no perder todo, el 18 de abril aprobarían, con 298 votos a favor, cero en contra y 197 abstenciones, la modificación a los artículos 1, 5, 9 y 10 de la Ley Minera, cuya finalidad es establecer que la exploración, explotación y aprovechamiento del litio quedan exclusivamente a cargo del Estado. Pese a que los diputados de la coalición “Va por México” advirtieron que el dictamen no cumplía con el tiempo necesario para analizarlo, abandonaron el recinto, la iniciativa logró pasar pues solo se requería de una mayoría simple. Un día después, sería aprobada por el Pleno del Senado de la República y enviada al Ejecutivo Federal para efectos constitucionales.

Tras la falla legislativa de Morena, el líder nacional del Movimiento de Regeneración, Mario Delgado, junto a la secretaria general del partido, Citlalli Hernández, anunciaron una campaña nacional para dar a conocer los nombres y rostros “de los traidores para que no olvidemos nunca quién le dio la espalda al pueblo, a nuestros hijos, nietos, quienes deshonraron tantos siglos de historia como nación, refiriéndose a los diputados que votaron en contra de la reforma impulsada por AMLO. Lo anterior con especial énfasis en las entidades en las que se elegirá gobernador o gobernadora el próximo mes de junio.

Esta iniciativa fue respaldada por AMLO, “pero que no se rasguen las vestiduras diciendo ‘no quiero que me digan traidor’ cuando consciente o inconscientemente ayudaron a las empresas extranjeras que buscaban destruir a la empresa pública Comisión Federal de Electricidad y dañar a millones de mexicanos, y pregúntenle a los españoles cómo les va con Iberdrola”, arguyó durante su conferencia matutina siguiente a la derrota legislativa.

Mientras Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, llamaba a tener mesura a la dirigencia del partido puesto que las negociaciones y acuerdos en el Congreso se podrían ver afectadas “porque las minorías existen y necesitamos estar juntos para desafiar los grandes desafíos que México presenta”, es decir, para pasar reformas constitucionales necesitan a la oposición y este tipo de confrontaciones complicarán aún más el panorama.

Por su parte, AMLO recordó que el concepto está tipificado en el Código penal con una pena de hasta 40 años de cárcel, al mismo tiempo que pidió no frenar la confrontación. El presidente citó un discurso de López Mateos cuando nacionalizó la industria eléctrica: “no se confíen porque algunos malos mexicanos intentarán por medios sutiles, reformando las leyes es un medio sutil o imponiendo un nuevo marco jurídico como lo hicieron en el 2013, entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a extranjeros.

‘Los dispenso, ya me dispensó el presidente López Mateos porque me va a denunciar una legisladora, de toda obediencia a futuros gobernantes que pretendan entregar nuestros recursos a intereses ajenos a la nación”.

Seguido a los dichos del Presidente, aunque él aseguraba que no se denunciaría ningún diputado, Delgado declararía: “Vamos a presentar una demanda por el delito de traición a la patria, sustentados en el artículo 123 del Código Penal Federal, contra los 223 legisladores que votaron en contra de una reforma que buscaba que el Estado mexicano recuperara la rectoría sobre el sistema eléctrico nacional”.

El dirigente afirmó que no es una campaña de linchamiento, pidió a los adeptos a Morena a hacer manifestaciones pacíficas contra la oposición. Informó que la denuncia se presentaría si, por medio de una consulta, los ciudadanos decidieran si se presenta una denuncia por traición a la patria, “que se hagan responsables de sus actos y que le rinda cuentas a la historia de nuestro país, así que vamos a iniciar esta consulta”.

Aunque las principales voces del partido oficial insisten en que no es una campaña de odio, legisladores de oposición han pedido frenar la violencia verbal para que no desencadene violencia física. Jesús Zambrano, líder nacional del PRD, acusó: “estamos en un clima de violencia instigado desde Palacio Nacional, en una campaña de traidores a la patria contra quienes no pensamos como él. Esta campaña de odio que se está desplegando y de la que es responsable el Presidente de la República ya está impactando el ambiente legislativo y en las propias campañas electorales”.

Las reformas que vienen

En el panorama legislativo están las anticipadas reformas político-electoral y la de la Guardia Nacional. En una reunión entre el senador Ricardo Monreal y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, para analizar los pendientes de la agenda legislativa prioritaria para el ejecutivo Federal, Monreal aseguró que en el Senado de la República “hay un buen ambiente, de respeto con todos los grupos parlamentarios y aseguró que no hay ruptura con ninguno de ellos, sino un ambiente propicio para revisar, discutir y deliberar sobre las reformas constitucionales”. Sin embargo, por lo acontecido después de la discusión de la reforma eléctrica en la Cámara Baja, el horizonte no es tan claro.

El 29 de abril del 2022 AMLO envió la reforma electoral a la Cámara de Diputados que implicará cambios a 18 artículos constitucionales y siete transitorios con el objetivo de “hacer más barata la democracia”.

La iniciativa prevé transformar al Instituto Nacional Electoral en el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas, compuesto por siete consejeros que serían electos mediante el voto ciudadano. Asimismo, plantea eliminar a los Organismos Públicos Locales (OPLE) para que sea sólo un solo organismo el que se encargue de las elecciones federales y locales. De igual forma, contempla eliminar 200 diputados y 32 senadores plurinominales. Para que esta iniciativa sea aprobada, requerirá de mayoría calificada.

Por su parte, los líderes de “Va por México” han expresado que las reformas impulsadas por el Ejecutivo tendrán la misma suerte que la eléctrica: no pasará. Un poco más allá de lo legislativo, se vislumbra una coalición para recuperar la presidencia.

“Se debe reconocer que la aplanadora de los primeros tres años de gobierno de AMLO ha quedado sin fuerza, por lo que las confrontaciones han ido reduciendo el campo de acción e influencia del partido oficial.”

COMPARTIR

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Artículos

RELACIONADOS

EL FORO DONDE SE DIFUNDEN Y ANALIZAN LAS NOTICIAS

Recibe noticias semanales

Suscríbete a nuestro boletín

Foro Jurídico © 2021