foro jurídico portalforojuridico-Abogado Digital

La Función del Lenguaje Natural en la Transformación Jurídica

Abogado Digital

“En este momento los abogados somos irremplazables, no obstante, las máquinas han mejorado paulatinamente la forma en la que entienden al ser humano mediante el procesamiento del lenguaje natural.”

Empoderamiento social. Transformación jurídica a través del leguaje natural

La tecnología no es el único aspecto relevante cuando se habla de innovación, también se deben tomar en cuenta las cuestiones humanas, los procesos y las personas. El lenguaje natural es el lenguaje cotidiano, el que hablamos todos los días y aparentemente sencillo. La realidad es que biológicamente es complejo, en él intervienen diferentes procesos corporales que se activan para poder comunicarnos, millones de conexiones neuronales, además de todos los procesos sociales vinculados con el lenguaje y el contexto en el cual se desarrolla, por ejemplo, el significado del término “ahorita” para el mexicano que presenta dificultades de interpretación para un extranjero.

Los abogados tenemos la ventaja de poder entender a nuestro cliente, sin embargo, también es cierto que hemos tenido un distanciamiento con la sociedad como gremio, además de que debemos plantearnos si de verdad tenemos una ventaja comunicativa con respecto a las máquinas. En este momento somos irremplazables, no obstante, las máquinas han mejorado paulatinamente la forma en la que entienden al ser humano mediante el procesamiento del lenguaje natural.

Las máquinas no se limitan a procesar las instrucciones del ser humano, también se pone en duda el planteamiento de que las máquinas solamente pueden reemplazar los aspectos operativos, administrativos y repetitivos, mientras que el ser humano se encarga de la parte creativa, cuando la realidad es que hay proyectos en los cuales las computadoras crean productos creativos como música, literatura, pintura, etc., mismos que se pulen con el tiempo.  

¿Cuál es la diferencia que tenemos los humanos con respecto a las computadoras y la amenaza del avance de la tecnología computacional? No podemos depender de que la tecnología computacional quede rezagada para que el ser humano siga conservando el control. Por ejemplo, cuando laboraba en Ubex, el equipo de experiencia de usuario de la empresa Ubex pidió al departamento jurídico la mejor propuesta para comunicar al cliente que se había realizado una transferencia a través de su aplicación bancaria, la condición era que debía ser una comunicación clara y transparente.

Uno de los abogados propuso el siguiente mensaje: “Has instruido al sistema la transferencia de recursos”. El equipo de Ubex rechazó tajantemente la propuesta, sin embargo, si el equipo de experiencia del usuario pidió transparencia y claridad al abogado, este proceso es lo más transparente pues consiste de una instrucción que da el cliente al sistema para que realice una determinada acción, en este caso la transferencia de recursos. El argumento del abogado fue tan contundente que el equipo de Ubex no discute más y lo aplica en clientes para probar si lo entendía o no.

Las respuestas de los clientes fueron en dos sentidos: no la entendieron porque la frase les pareció complicada a pesar de que en ella no hay ningún término rebuscado o especializado, el problema fue que el orden de estos términos los confundía en un contexto de transferencia electrónica. El experimento de un mensaje de claridad que se le pidió al profesional de derecho resultó en que era claro para el equipo jurídico, pero no para el cliente, en ese momento el foco del profesional en derecho no estaba dirigido hacia el usuario que iba a leer esa frase, lo que arrojó esta investigación fue que el usuario no comprendía si el mensaje se refería a instruir al sistema o a la trasferencia de recursos.

“¿Dónde queda nuestra ventaja competitiva si las máquinas se expresan cada vez más como humanos y los abogados lo hacen cada vez más como máquinas?”

Por otra parte, algunos usuarios mencionaron que si bien no entendían a qué se refería esta oración, expresaron su asombro porque pensaban que esta frase había sido creada por una máquina y no por un humano. ¿Dónde queda nuestra ventaja competitiva si las máquinas se expresan cada vez más como humanos y los abogados lo hacen cada vez más como máquinas?

El derecho a entender. Empoderamiento social

El desconocimiento genera indefensión, pero este desconocimiento se entiende como que no existe, no se entrega o no se pone a disposición la información, y la realidad es que muchas veces está disponible para el beneficiario del público meta. El problema es la forma en la que se pone a disposición y la forma en la que se redacta y el ejemplo más claro es la mentira más famosa de internet: “He leído y acepto los términos y condiciones”. Evidentemente nadie lee los términos y condiciones por distintas razones, entre ellas están que dichos términos son sumamente extensos, tediosos, complejos, etc. Se dice que existen dos maneras de ocultar información: no hacerla disponible o hacerla disponible, pero no legible. Cuando los documentos se entienden, se genera conocimiento, y el conocimiento genera exigencia de los derechos, por eso es sumamente importante que toda producción jurídica, contratos, legislación, sentencias, incluso los mensajes que se dan en contextos digitales como páginas web o aplicaciones móviles, sean lo más claro posible.

“El desconocimiento genera indefensión, pero este desconocimiento se entiende como que no existe, no se entrega o no se pone a disposición la información. El problema es la forma en la que se pone a disposición y la forma en la que se redacta.”

El empoderamiento se refiere a que una persona o grupo de personas adquiere el control sobre sus decisiones y los procesos que afectan su vida, es la adquisición de poder. El empoderamiento legal es la creación de oportunidades o derechos, pero utilizando al sistema jurídico como herramienta.

Por ejemplo, los clientes de una microfinanciera o de una caja de ahorros en una comunidad legal. Saben leer y escribir, firman sus contratos. ¿El hecho de que estas personas firmen sus contratos, saben a qué se sujetan? No necesariamente. Justamente por la lejanía se mandan funcionarios para poder entablar alguna relación con este tipo de clientes. El problema es que el desconocimiento de los términos de la relación jurídica pone a estas personas en una situación de vulnerabilidad frente a estos funcionarios que pueden o no actuar de buena fe, pero como el documento jurídico no es legible para ellos incluso cuando saben leer, se requiere de algún experto dentro de la comunidad para que interprete los temas jurídicos, el problema es que no hay un experto legal disponible y, por lo tanto, se perpetúa la situación de vulnerabilidad con dichas personas. Esta misma situación no se presenta únicamente en un contexto rural, sino que es un obstáculo frecuente y cotidiano para usuarios de diversos servicios como bancos, compañías de servicio de internet, etc., porque no entienden de cuestiones legales. El sistema se ha vuelto tan complicado que parece que los abogados tienen el monopolio de la información.

El problema real

La falta de claridad en los documentos jurídicos consiste en decir mucho y comunicar poco, por lo tanto, la gente piensa que el abogado quiere oscurecer la información para que no se entienda y sacar ventaja de la situación y no es así. Los abogados nos expresamos en un lenguaje complejo porque hay años de estudio detrás, constante, un análisis, y lo que hacemos es cuidar todos los riesgos que pueda enfrentar nuestro cliente, de tal manera que redactamos la documentación jurídica para protegerlo en caso de una controversia. ¿Cuál es el problema en esta idea tan noble? Que, al cuidar los riesgos futuros, nos olvidamos que también debemos cuidar la relación de nuestro cliente con su cliente o usuario, o la relación del gobierno con la sociedad a través de un organismo gubernamental.

“Los abogados nos expresamos en un lenguaje complejo porque debemos cuidar todos los riesgos que pueda enfrentar nuestro cliente. Al cuidar los riesgos futuros, nos olvidamos que también debemos cuidar la relación de nuestro cliente con su cliente o usuario, o la relación del gobierno con la sociedad a través de un organismo gubernamental.”

Después del experimento que realizó Ubex con sus usuarios, se decidió poner a disposición de los clientes el contrato con un lenguaje claro a un abogado no especialista en temas financieros, si este no entendía al 100 % el mensaje que se quería transmitir, entonces nos dábamos cuenta de que el problema no era el usuario, sino la forma en la que estábamos redactando el mensaje. Tenemos bien arraigado nuestro conocimiento que se nos olvida que lo más importante no es solamente lo que queremos decir, sino que el otro nos pueda entender. Lo que ocurrió con la frase “Has instruido al sistema la transferencia de recursos”, es que lo estábamos diciendo todo, pero estábamos comunicando nada.

Propuestas

Existen algunas propuestas que se aplican a documentos jurídicos como resoluciones, contratos, dictámenes, y propuestas para la información en la cual el abogado colabora como el ejemplo de la aplicación móvil, páginas web, etc. En 2009 se creó en España la Comisión para la Modernización del Lenguaje Jurídico para la modernización en la administración de justicia. Por lo cual se dio un acuerdo entre organismos como la Real Academia de la Lengua Española, la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, la Fiscalía General del Estado, Facultades de Derecho y otros. Una de las conclusiones más importantes a las que llegó esta Comisión fue la del derecho a comprender, es decir, una justicia moderna es una justicia que la ciudadanía es capaz de comprender y lo mismo aplica para el tema de los contratos.

¿Qué tan natural es el lenguaje de los abogados?En un documento del Tribunal de Justicia del Distrito Federal denominado Lenguaje ciudadano y derecho de las víctimas. Hacia una justicia comprensible para todos, publicado en 2012, dice: “el lenguaje técnico jurídico en sí mismo no es obstáculo para la buena comunicación, sino que la carencia del lenguaje natural es uno de los principales obstáculos para comprender ese mensaje”. Lo que sucede en realidad es que los abogados clamamos que si utilizamos un lenguaje más sencillo se podría perder la esencia jurídica. Por su parte, el documento dice que el hecho de que podamos ser más comprensibles para las personas no significa que dejemos de lado el lenguaje técnico jurídico. La misma regulación nos exige una claridad en el lenguaje, por ejemplo, el Reglamento de la Ley Federal de Protección de datos Personales en Posesión de los Particulares (LFPDPPP) exige en el aviso de privacidad que el usuario, el titular del derecho, que sea escrito en lenguaje sencillo, claro y comprensible. Asimismo, plantea dos aspectos novedosos, una estructura y un diseño que faciliten el entendimiento, es decir, la misma ley nos está obligando a utilizar el lenguaje jurídico para que el titular de derecho entienda esta información porque nos están dando un consentimiento para utilizar sus datos personales.

“El Reglamento de la LFPDPPP plantea dos aspectos novedosos, una estructura y un diseño que faciliten el entendimiento, es decir, la misma ley nos está obligando a ocupar el lenguaje jurídico para que el titular de derecho entienda esta información porque nos están dando un consentimiento para utilizar sus datos personales.”

Tenemos otro ejemplo similar dentro del sector financiero con la Ley de Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros donde se exige a las entidades como los bancos que tengan contratos cuyos elementos faciliten su lectura y comprensión., mientras que en materia de gobierno se exige que el lenguaje de las soluciones sea sencillo.

Comunicación clara. Lenguaje claro y preciso

La comunicación clara es la forma de transmitir de manera directa, transparente, sencilla y relevante la información para el destinatario, es decir, no se trata solamente de lo que queremos decir, sino de lo que queremos que el otro comprenda, pensando que el otro va a estar leyendo el mensaje. Dentro del lenguaje claro es importante mencionar que hay una división entre lenguaje fácil y lenguaje ciudadano, el primero se refiere al lenguaje que puede ser comprendido por personas con discapacidad intelectual o poca formación cultural; lo que deberíamos utilizar todos es el lenguaje ciudadano que puede ser entendido por el grueso de la población y podemos apoyarnos de otros tipos de lenguaje como el visual en donde se incluyen elementos como tipografía adecuada, estructura de texto o imágenes.

“Lo que deberíamos utilizar todos es el lenguaje ciudadano que puede ser entendido por el grueso de la población y podemos apoyarnos de otros tipos de lenguaje como el visual en donde se incluyen elementos como tipografía adecuada, estructura de texto o imágenes.”

En la parte de la tipografía tenemos un ejemplo dentro del sector bancario porque existe un artículo que obliga a estos mismos contratos de adhesión que utilizan los bancos a no utilizar una letra menor a ocho puntos para defender al usuario. Atendiendo a la preocupación de los profesionales del Derecho, el lenguaje claro no es infantil ni vulgar, sino únicamente comprensible. Nos cuesta mucho sustituir palabras como cesar o rescindir por terminar. En este punto es donde la gente de diseño y de lenguaje claro reta al abogado ¿tendrá consecuencias frente a un juzgador hacer este tipo de cambios en el lenguaje?, ¿habrá riesgos de perder el caso por esta causa? Hay términos que no se pueden modificar como obligación, garantía, fianza, arrendador, pero hay otros que son reemplazables. En los casos de términos irremplazables y difíciles de entender se podría crear una frase o glosario que permita aclarar el término siempre pensando en el público objetivo, con expresiones sencillas y párrafos cortos. En la parte computacional es importante no abusar de marcas que destaquen como mayúsculas, negritas, etc., porque cuando pasamos estos documentos a que los identifique un buscador interno o externo, los buscadores suelen resaltar en la versión digital las partes marcadas del documento.

Escribir de una manera clara y sencilla nos permite utilizar de manera más adecuada herramientas tecnológicas puesto que no tenemos que hacer la traducción de jurídico a humano y de humano a máquina. Otros elementos de apoyo podrían ser los índices y las gráficas. La frase “Has instruido al sistema la transferencia de recursos” quedó finalmente en “Transferencia exitosa”, decía exactamente lo mismo, nos costó muchísimo trabajo y se pensó que podría haber algún riesgo para el banco, esta frase fue discutida con los abogados que se hacían cargo de litigios y reclamaciones y nos dimos cuenta que no había diferencia en la defensa del banco con respecto a la primera frase y a la segunda, entonces justamente por pensar en la parte de cumplimiento, se nos olvida la parte de la eficacia y si la eficacia es la misma optemos por el uso del lenguaje claro.

Comunicación con participación legal

En esta parte es donde toma relevancia el equipo multidisciplinario que se puede componer de un abogado, un UX writer y personal de marketing trabajando en conjunto para ver de qué manera se crea un documento jurídico que sea legible, proteja al cliente y proteja la relación del cliente con su cliente. De esta manera, el abogado innovador no solamente está al tanto de las modificaciones o las reformas de ley, sino también de los cambios culturales en el ecosistema o mercado del cliente, por ejemplo las políticas de inclusión y justicia ciudadana.

¿Por qué transformarse?

Este es un tema sumamente innovador, el Financial Times reconoció en 2019 a través de Innovative Lawyers una iniciativa española en temas de lenguaje en la cual lo único que se necesito fue aprender de diseño y de lenguaje claro. Las razones principales para utilizar un lenguaje claro en el Derecho son principalmente dos: competitividad y justicia. El primero, por cuestiones de innovación, mientras que en justicia es necesario utilizar frases con mayor contenido humano. Defender los ideales por los que un día decidimos ser abogados también tiene que ver con el tema de comunicación, donde ponemos nuestros conocimientos al servicio de la sociedad.

Rosa Rascón Castillo

Maestra en Innovación y Emprendimiento Social por el London School of Economics

COMPARTIR

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Artículos

RELACIONADOS

EL FORO DONDE SE DIFUNDEN Y ANALIZAN LAS NOTICIAS

Recibe noticias semanales

Suscríbete a nuestro boletín

Foro Jurídico © 2021