portalforojuridico-Inclusion

Estándares para la Diversidad e Inclusión en los Despachos Jurídicos. Segunda Edición

Cultura de Inclusión

Co autora Antonia Rodríguez

En Abogadas MX trabajamos para cambiar las condiciones a fin de que cada abogada en México se desenvuelva en un entorno profesional, igualitario, seguro e incluyente. Por esta razón, el pasado martes 18 de julio de 2023 terminamos la mesa de trabajo número 9 de los Estándares para la Diversidad e Inclusión en los Despachos Jurídicos.

Estos estándares fueron creados por Abogadas MX tomando como inspiración los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (WEP’s por sus siglas en inglés) de ONU Mujeres. Los estándares pretenden mostrar a los despachos jurídicos las medidas necesarias para contribuir a la igualdad desde acciones internas en el mercado y la comunidad. Les permitirá alinear su cultura organizacional y avanzar en la igualdad y el empoderamiento de las mujeres a través de cambios transformacionales, enfoques y soluciones integrales e innovadoras que generarán beneficio a las mujeres y a la sociedad en general.

“Los Estándares para la Diversidad e Inclusión en los Despachos Jurídicos permitirán alinear su cultura organizacional y avanzar en la igualdad y el empoderamiento de las mujeres a través de cambios transformacionales, enfoques y soluciones integrales e innovadoras.”

A continuación, presentamos los estándares que trabajamos y una pequeña reseña del contenido de cada uno de ellos:

1. Promover políticas de igualdad sustantiva desde los cargos de toma de decisión.

Este estándar provee una base para una implementación exitosa del resto, pues parte de la idea de que un despacho debe promover principios de igualdad e inclusión desde los cargos más altos para permitir que estos se incorporen de manera integral en todas las áreas.

2. Tratar a todas las personas de manera equitativa. Respetar y defender los derechos humanos

Este estándar busca enfatizar que tener en cuenta las necesidades y realidades diferenciadas de las mujeres y hombres en el espacio de trabajo es crucial para que las estrategias de los despachos jurídicos promuevan la igualdad entre todo el personal, debido a que esas diferencias repercuten en su desarrollo profesional. También incluye el tema de la violencia, un fenómeno que las mujeres y personas de la diversidad sexual enfrentan en mayor medida debido a la desigualdad de género.

3. Promover la salud ocupacional: bienestar físico, mental y social

Para este estándar es importante traer a nuestra conversación el concepto de “salud ocupacional”, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la han definido como: “la promoción y mantenimiento del mayor grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las ocupaciones mediante la prevención de las enfermedades, control de riesgos y la adaptación del trabajo a la gente, y la gente a sus puestos de trabajo”.

“La salud ocupacional es una estrategia que asegura la salud de las y los trabajadores, así como la fortaleza de las economías nacionales a través de una mejor productividad, motivación y calidad de productos y servicios.”

No podemos perder de vista que el trabajador promedio pasa alrededor de dos tercios de su vida en el trabajo. El trabajo no es solo una fuente de ingresos, sino también un elemento fundamental de salud, estatus, relaciones sociales y oportunidades de vida. La salud ocupacional es una estrategia que asegura la salud de las y los trabajadores, así como la fortaleza de las economías nacionales a través de una mejor productividad, motivación y calidad de productos y servicios. Trabajar en condiciones sanas y seguras constituye uno de los principales determinantes de la salud; es decir, un aspecto ineludible para el goce efectivo del derecho humano a la salud.

4. Impulsar la educación, la formación y el desarrollo personal y profesional de las mujeres.

Este estándar tiene que ver con la necesidad de invertir en políticas y programas de actuación en el lugar de trabajo que favorezcan el avance de las mujeres a todos los niveles y en todos los sectores económicos a través de la educación, formación y capacitación continua. Sin embargo, es crucial no perder de vista la interseccionalidad que viven las mujeres por lo que hay que atender necesidades específicas que permitan un acceso igualitario a la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres.

5. Colaborar con empresas comprometidas con el respeto a los derechos humanos y la integridad empresarial.

El papel de garante de los derechos humanos tradicionalmente ha correspondido a los Estados. Sin embargo, en el escenario global en el que nos encontramos insertos es necesario el respeto, promoción y defensa de los derechos humanos por parte del resto de actores, especialmente por las empresas en general, cuyos negocios tienen influencia a nivel nacional e internacional. El respeto de los derechos humanos, no solamente nos afecta las operaciones directas, sino también a través de las indirectas. uno de cada seis trabajadores en el mundo trabaja en la cadena de suministro de otra compañía, por lo que es importante evaluar a todos los proveedores para ver si ellos impactan sobre los derechos humanos.

6. Distribuir el trabajo pro bono de manera equitativa

El trabajo legal pro bono en la comunidad jurídica en México ha adquirido una mayor importancia, no sólo desde un punto de vista ético y de responsabilidad social de la abogacía, sino también por los beneficios que genera en la imagen y reputación de los despachos jurídicos, áreas legales de empresas, universidades o profesionales del derecho independientes.

Para garantizar un enfoque inclusivo en el trabajo pro bono, es importante contar con una política explícita de gestión de casos dentro del manual interno de trabajo pro bono. Esto implica considerar las experiencias y desafíos únicos que enfrentan al asignar y gestionar asuntos pro bono. La política debe abordar posibles sesgos de género en la asignación de casos y proporcionar pautas para promover equidad de oportunidades para las abogadas de participar en el trabajo pro bono.

7. Tolerancia cero al acoso y hostigamiento sexual y basado en el género.

La violencia contra las mujeres es una problemática vigente en México; pese a significativos avances normativos y esfuerzos desde distintos ámbitos para su eliminación, lo cierto es que aún constituye una de las más graves violaciones de derechos humanos, extendida y legitimada en el mundo entero.

Específicamente en el ámbito jurídico, destaca a nivel mundial el estudio ¿Nosotras también? Intimidación y acoso sexual en las profesiones jurídicas, elaborado en 2019 por la International Bar Association (IBA) a partir de una encuesta con 6,980 profesionales de 135 países. El estudio señala que más del 50 % de mujeres abogadas ha sufrido acoso laboral, frente al 30 % de sus colegas varones. La diferencia de género se recrudece en el caso del acoso sexual, problemática que afecta a una de cada tres mujeres y a uno de catorce hombres.

8. Cultura de la inclusión, la diversidad y la no discriminación

La defensa de la diversidad social y cultural es un imperativo ético, inseparable del respeto por la dignidad de la persona humana. Ella supone el compromiso de respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular a todas las personas en su diferencia y a todos los grupos históricamente discriminados, socialmente vulnerables y económicamente excluidos. Es importante promover esta diversidad, inclusión y no discriminación tanto al interior de los despachos como en sus conexiones externas, generando un impacto positivo en su entorno y en el de las personas con quienes interactúa.

9. Evaluar y difundir los progresos realizados a favor de la igualdad de género.

En la actualidad, cada vez más despachos jurídicos cuentan con políticas y mecanismos internos para contribuir a crear entornos laborales más incluyentes, seguros, que no discriminen y que provean de mecanismos para atender casos de violencia y discriminación. Sin embargo, un cambio verdaderamente integral, requiere también mecanismos de monitoreo y evaluación que permitan conocer los avances, logros y retos en el camino hacia una igualdad sustantiva.

Tal como el Pacto Mundial lo indica, de nada sirve desarrollar una ruta para fomentar prácticas comerciales que empoderen a las mujeres, incluida la igualdad de remuneración, la igualdad de oportunidades para el avance profesional, la licencia parental remunerada, la tolerancia cero al acoso sexual en el lugar de trabajo, entre otras, si no se cuenta con un sistema de seguimiento y reporte de los resultados que nos ayude a avanzar hacia los objetivos. Esa es en efecto la meta de este último estándar, la cual debe estar presente en todas las etapas de trabajo.

“De nada sirve desarrollar una ruta para fomentar prácticas comerciales que empoderen a las mujeres si no se cuenta con un sistema de seguimiento y reporte de los resultados que nos ayude a avanzar hacia los objetivos.”

Los resultados obtenidos en estas mesas de trabajo fueron muy satisfactorios, algunos despachos ya están creando sus comités de diversidad, implementando protocolos contra la violencia o recibiendo capacitaciones en temas de perspectiva de género. Aún estamos terminando los detalles para nuestra firma de adhesión a estos estándares. Agradecemos a las y los ponentes que nos acompañaron en cada sesión, sobre todo a las más de 20 firmas jurídicas que se sumaron a este proyecto tan importante, asumiendo el compromiso de promover los Estándares para la Diversidad e Inclusión en los Despachos Jurídicos de Abogadas MX.

COMPARTIR

REVISTA DEL MES
foro jurídico edición de septiembre
SÍGUENOS
MÁS LEÍDOS
Recibe noticias semanales

Suscríbete a nuestro boletín

Artículos

RELACIONADOS