portalforojuridico-enlaopinionde- empoderamiento

Empoderamiento de la Mujer ¿Qué es y Para qué Sirve?

“Feminista es cualquiera que reconoce la igualdad y completa humanidad de hombres y mujeres.”

Gloria Steinem.

En estos días hablamos mucho acerca de la importancia del empoderamiento de la mujer, pero ¿realmente sabemos qué es y para qué sirve?

Existen varias definiciones sobre empoderamiento de la mujer, aunque la siguiente considero que consolida los conceptos que componen este tema: “es equipar a la mujer con las herramientas necesarias para tener poder y control sobre sus propias vidas”.

El que las mujeres tengan empoderamiento significa que pueden realizar lo que ellas quieran, tener independencia económica, libertad de decisión, oportunidades iguales y la habilidad de hacer elecciones de vida sin ningún tipo de restricciones o cadenas que las aten a costumbres, culturas, religiones y creencias que les impidan actuar conforme sus propios deseos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) Global y ONU Mujeres han definido siete principios alrededor del empoderamiento de la mujer:

  1. Promover la igualdad de género desde la dirección al más alto nivel.
  2. Tratar a todos los hombres y mujeres de forma equitativa en el trabajo, respetar y defender los derechos humanos y la no discriminación.
  3. Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y trabajadoras.
  4. Promover la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres.
  5. Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial, cadena de suministro y marketing a favor del empoderamiento de las mujeres.
  6. Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y cabildeo.
  7. Evaluar y difundir los progresos realizados a favor de la igualdad de género.

Se espera que gobiernos, organizaciones, empresas y sociedad pongan sus esfuerzos en realizar acciones que involucren y tomen en cuenta estos siete principios.

¿Por qué es importante el empoderamiento de la mujer?, simplemente es necesario para el sano crecimiento social de familias y comunidades; es esencial para construir naciones prósperas y pacíficas y para lograr reducir la violencia de género cuando la mujer adquiere mucho más valor ante la sociedad.  

 Si las mujeres viven en ambientes seguros, se desarrollan profesionalmente,  llevan una vida donde alcanzan su mayor potencial y se generan ganancias incontables, por ejemplo: contribuyen al mercado laboral con sus talentos, siendo económicamente activas aportan a su familia ofreciendo mejores oportunidades a sus niños, la comunidad donde vive también se ve beneficiada y se ayuda a mantener economías sustentables.

En los últimos diez años se han logrado avances importantes sobre las condiciones de vida y oportunidades de la mujer, ofreciendo un escenario con mayores oportunidades de empoderamiento. De acuerdo con el último informe anual publicado por ONU Mujeres en este periodo el porcentaje de escaños ocupados por mujeres en parlamentos nacionales pasó del 19 al 25%. 98 países formularon y ejecutaron políticas, planes y presupuestos que respondían a cuestiones de género. Alrededor de 125,000 mujeres rurales junto con casi 400,000 familiares pudieron acceder a más medios de vida sostenible y a tecnologías y recursos productivos. Los países y territorios que han adoptado planes de acción nacionales sobre las mujeres, la paz y la seguridad pasaron de 19 a 95.

Sin embargo, aún hay mucho por hacer para lograr un posicionamiento mejor de las mujeres y niñas para lograr un mayor empoderamiento. La pandemia vino a recrudecer la situación, se ha retrocedido en algunas áreas donde se habían logrado mejoras.  ONU Mujeres y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), han publicado cifras alarmantes que se derivan de los meses transcurridos a partir de la pandemia.

Por cada 100 hombres de 25-34 años que viven en la pobreza, hay 118 mujeres y esta brecha aumentará a 121 para 2030. 4.16 millones de niñas están en riesgo de sufrir mutilación genital femenina en los 30 países donde se observa esta práctica. Cifra que aumentó exponencialmente debido a que los programas de prevención han sido detenidos por falta de recursos durante la pandemia. Una de cada tres mujeres es víctima de violencia de género, esta cifra se exacerbó durante el periodo de confinamiento que hemos tenido.

La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), ha mencionado que 11 millones de niñas podrían no volver a la escuela tras el año de pandemia transcurrido. Esta cifra amenaza décadas de progreso hacia la igualdad de género y pone a las niñas de todo el mundo en riesgo de embarazos adolescentes, y matrimonios precoces.

Este panorama no nos deja más que seguir aportando a la causa, a esta lucha que no solo es de mujeres sino de toda la sociedad. Los hombres son los aliados principales de este movimiento en el que empoderar a niñas y mujeres sigue siendo la base para lograr la equidad de género. En este movimiento todos debemos participar para ofrecer iguales oportunidades de trabajo, de educación, de salud, de seguridad.  Involucrarnos ayudará a generar conciencia, entender mejor el problema y los beneficios que conlleva la equidad de género, e iniciar e impulsar acciones para lograr un empoderamiento de la mujer cada vez más latente en nuestra sociedad. 

COMPARTIR

Artículos

RELACIONADOS